Dolor de cadera: Inyección intraarticular de Ácido Hialurónico o Anestésico

 1.     Cuándo está indicado realizar una infiltración de cadera

 

 La artrosis de cadera es una de las enfermedades musculoesqueléticas mas comunes, siendo la causa principal de dolor de esta articulación. Aproximadamente, el 80-90% de las persona mayores de 65 años tienen signos de artrosis en la radiografía sin que esto se traduzca necesariamente en dolor. Cuando la artrosis de cadera empieza a producir síntomas, el primer paso debe ser el tratamiento conservador. Medidas como: descargar el miembro afectado temporalmente con el uso de muletas, la fisioterapia o los antiinflamatorios orales. Por otro lado, existen sustancias que, en los casos adecuados e inyectadas dentro de la articulación han mostrado eficacia en el control del dolor de origen artrósico. Esta sustancia es el Ácido Hialurónico, un polisacárido que se encuentra de forma biológica en el ser humano, concretamente en las articulaciones. Por sus características moleculares, sirve para amortiguar la carga de las articulaciones.

Por otro lado,  puede ser útil la realización de una infiltración de anestésico intraarticular cuando tenemos dudas sobre la procedencia del dolor en enfermedades que afectan a esta región anatómica ya que en ocasiones es difícil discernir si el dolor proviene de la propia articulación o de las estructuras que la rodean (por ejemplo, por una publagia)

2.     En que consiste la infiltración guiada por ecografía de la cadera

 

 Debido a su profundidad, las inyecciones intraarticulares de cadera se han hecho tradicionalmente en quirófano para poder guiar la aguja con la ayuda de la fluoroscopia (Rayos X). Este método resulta eficaz si bien supone procedimiento relativamente farragoso además del inconveniente de la radiación a la que se le somete al paciente.

La ecografía ha demostrado ser una herramienta útil para dirigir la aguja exactamente a la articulación, aumentando la precisión del procedimiento y disminuyendo la necesidad de recursos materiales y humanos.

El acceso más sencillo a la articulación de la cadera se sitúa en la parte anterior del muslo, encontrándonos la articulación en profundidad bajo los músculos  que cruzan la cara anterior del muslo y lateral a los vasos y nervios que se dirigen hacia la pierna (principalmente: vasos y nervio femoral) Con las debidas medidas de asepsia y bajo visión ecográfica, el riesgo de complicaciones es mínimo.

La inyección con Acido Hialurónico ha mostrado resultados satisfactorios en términos de disminución del dolor hasta a 6 meses vista de la infiltración.

3.     Más información

 

http://www.youtube.com/watch?v=imLQFhxc-9Y

http://orthoinfo.aaos.org/topic.cfm?topic=A00608